sábado, 31 de diciembre de 2016
2017, ya te tengo ganas.

2017, ya te tengo ganas.

sábado, 31 de diciembre de 2016


Toca hacer balance de lo bueno y malo, que diría Mecano. 2016 ha sido un año perro, de los que te toca pelear y sufrir. El lado bueno es como hemos capeado el temporal, pero ¡joder como nos lo has hecho pasar!
Sin embargo, siempre (y digo siempre), hay algo con lo que quedarse. Para mí, esto ha sido lo más significativo de 2016:
  • Cumplí mis propósitos de comenzar un año healthy. Practiqué más deporte que en toda mi vida, y controlé mi demonio interior. Aprendí también que hace falta menos de una semana para perder los buenos hábitos y que adquirirlos cuesta más de tres meses.
  • Viví una celebración del amor de más de 50 años y me hizo pensar que el amor si se quiere, es posible.
  • He comprobado que la maldad de la gente no tiene límites y que en un año pueden cambiar mucho las cosas.
  • Sufrimos decepciones, enfados, rabietas y aprendimos a superarlos, siempre con el apoyo de los tuyos.
  • He llevado a cabo mi intención de saber decir no, mejor la gente tóxica fuera de mi vida y lo estoy consiguiendo.
  • Volví a Formentera, ella siempre tiene sentido. Ella siempre es y será.
  • Tropecé otra vez en el mismo error pero aprendí de una vez que con el pelo no se experimenta.
  • Leí mucho, de todo tipo y disfruté como siempre haciéndolo.
  • Hice listas que no cumplí, pero las cumplí mejor que el año anterior. Es un paso.
  • No seguí mi intuición y fallé, pero me conocí más a mí misma. Soy más sabia y más vieja también.
  • La inseguridad continuó siendo mi talón de Aquiles pero cada vez menos. Este año podré con ella.
  • Soñé mucho, me imaginé mucho, hice muchos planes y no salieron y aprendí que, a veces, es mejor dejarse llevar y disfrutar.
  • Los mejores planes siguen siendo bajo una manta en el sofá y siempre con las mejores series. Este año nos han acompañado muchas: Narcos, Strangers Things, American Horror History... son las últimas que recuerdo.
  • Vimos al gran Julio Iglesias en Mónaco. Cumplimos un sueño aunque casi me diera un infarto cuando fui a pagar las copas.
  • Hicimos una ruta sureña y nos volvimos locos con el levante, somos más de Mediterrani.
  • He aprendido a vivir sin saber qué va a pasar. O casi...
  • Entendí la fragilidad de la vida, lo importante que es la familia y como puede cambiar de un día para otro sin que queramos.
  • Me quedé embarazada, me quedé sin trabajo, me quedé en shock mientras todo eso pasaba y mi cuerpo cambiaba ante algo para lo que no estaba preparada y, extrañamente, me sentía la persona más feliz el mundo.
  • Me di cuenta de que estaba embarazada y que iba a ser mami. 
  • Volví a creer en la gente y en su bondad. Cuando menos te lo esperas, alguien bueno aparece.
  • Los amigos se cuentan con los dedos de una mano.
  • Él, él y siempre él. Lo mejor del 2016 es él.
2017, tengo muchas esperanzas puestas en ti. Sé mucho más.

-Be.
viernes, 30 de septiembre de 2016
October, be kind

October, be kind

viernes, 30 de septiembre de 2016

Aquí, en este blog somos muy de tradiciones, digo somos porque el plural mayestático queda cojonudo pero en realidad soy yo solita la que está detrás dándole a la tecla... Como decía, somos de tradiciones y una de ellas es en septiembre escribir una lista de deseos, promesas, proyectos, propósitos... o llámalo como quieras. Y es que aquí, somos muy de septiembre y de empezar el año este mes.

Pero las tradiciones no son una ciencia infalible, y aunque septiembre siempre ha sido un mes benévolo, bonito y agradable, este año ha decidido ir de rebelde y poner todo un poquito del revés. Septiembre es para empezar el curso de forma slow, de hacer listas, de preparar el otoño... pero este año ha venido loco, como un vendaval de emociones y descolocándolo todo a su paso.

Estoy un poco como Dorothy después del huracán, colocando todos los muebles y buscando mi camino de baldosas amarillas que me lleve a casa, cambiando la compañía de Totó por el guerrero Napoleón. He decidido hacer 'cruci', hacer como que este septiembre horrible no cuente en el cómputo anual y empezar el curso en octubre, que tiene todas las papeletas (si el viento sopla a favor) de que se convierta en uno de los meses más guays.

Por eso, para recibir a octubre he decidido hacer esa lista de cosas que septiembre no ha querido ganarse. Octubre, va por ti. Please, be kind.

DEJARME EL PELO LARGO

Justo hace un año, en octubre del año pasado, tomé la terrible decisión de cortarme el flequillo, desde entonces todo ha ido de mal en peor. El punto álgido del desastre capilar fue el pasado junio con un corte desastroso, pasando por una semana de negro azabache horrible... Como resultado, llevo un año sin sentirme yo misma ni con un estilo que me guste. Y eso es una mierda. Así que lejos de querer ser Rapunzel, quiero dejar el pelo crecer un poquito, una altura al hombro estaría bien, sin colores desastrosos, ni cortes agresivos, ni flequillos desfavorecedores. Natural, sano y que me devuelva la sensación de 'soy yo'.



CONSEGUIR, POR FIN, UNA VIDA SALUDABLE

Ya, ya, ya... Esto ya lo he dicho antes. Pero esta vez es diferente. Típico que dice un exalcoholico en plan: 'yo controlo'... Pero lo es porque he descubierto que tenía el concepto mal enfocado desde el principio. La finalidad de una vida saludable no era la correcta y el medio para conseguirla tampoco. Ahora he aprendido que no tiene que ser algo a conseguir en tres meses, ni para antes del verano, ni para la operación biquini, ni con fecha en el calendario. Debe ser cada día todos los días y sin presiones si un día no sale como esperaba porque al día siguiente se vuelve al redil y punto. Esto es comer limpio y deporte cada día. Nada mas. Ni locuras detox, ni dietas, ni Kaylas, ni nada. Un modo de vida con el que me sienta bien.

SAFE PLACE

No sé si os pasa que vuestra casa es vuestro lugar favorito. A mi si. Me encanta viajar, no pasa un mes sin que esté planeando un viaje grande o una mínima escapada, pero cuando vuelvo siempre pienso que no se está mejor en ningún sitio como en casa. Por eso me apetece que esté lo más cálida y acogedora posible. Creo que voy a cambiar los cojines y buscar una alfombra para el salón y prepararlo para muchas pelis, libros y días de mantita. Me apetece todo.

UNA ESCAPADA DE OTOÑO

Y como os decía, una loca de las escapadas. Tengo muchas ganas de una escapada de otoño que incluya vino, comer bien, chimenea y andar mucho por la naturaleza. Me gustaría por la zona de Gredos, como el año pasado que fuimos a la Vaquería Cantaelgallo (en las fotos), o La Rioja que apenas lo conozco o Picos de Europa... Será sin más tardar así que tengo que pensar el destino pronto...



APRENDER A COCINAR

Este año me apetece tener mucho tiempo para estas cosas: tener la casa guay como decía antes, hacer ejercicio y cocinar. Ojalá podamos venir a casa a comer y cada día hacer una receta sana y deliciosa. Me apetece mucho probar recetas ricas y exóticas con picantes y comer como Dios manda. La verdad es que soy muy mala en esto y necesito saber primero cómo hacer la compra, porque no me organizo nada bien. Pero querer es poder y este año lo voy a lograr. Practicar un slow life en toda regla, vaya.


HACER SURF

Me apetece muchísimo y más desde que Cafe Racer Dreams ha sacado su propia colección de tablas de surf. Ya que parece que lo de la moto no llega, seguro que esto es más factible... ;) Este verano se ha convertido en nuestra asignatura pendiente, pero de este año no falla, así que he decidido poner mi cuerpo en forma, muscular y practicar yoga para que llegado el momento, el aprendizaje sea más llevadero. Y si el frío se resiste en llegar, lo mismo hay que cambiar escapada de otoño por Surf Camp... ¡Lo pensaré!


PENSAR EN PARÍS

No sé, llevo unos días que me apetece mucho París. Así que como un viaje ahora no entra en mis planes (¿quién sabe en unos meses?), voy a ir pensando en esta maravillosa ciudad. Solo he ido a París por trabajo, viajes rápidos, impersonales y agotadores y hace ya bastante tiempo. Me apetece buscar un apartamento con vistas a los tejados y con balcón, perderme por sus calles, hacer running (o powerwalk por la orilla del río), comer en sitios con encanto, ir de tiendas aunque solo sea con la mirada, visitar el Louvre, vamos, hacer lo que un turista hace en París pero con tiempo, sin prisas y sin agobios. Ser un turista sin serlo. No me importaría ir en tren por eliminar el factor vuelo estresante y simplemente pasear y pasear. 

YO MISMA

Así, como proyecto. Trabajar en lo que me gusta, acabar ese curso de foto y video que siempre he querido hacer, seguir escribiendo aquí como vía de escape y que me haga feliz, sin compromiso, dibujar y dibujar, y crecer como persona
martes, 29 de marzo de 2016
Hola primavera, hola astenia...

Hola primavera, hola astenia...

martes, 29 de marzo de 2016

Pues nada, todo el día con el 'primavera que no llega' y cuando no te lo esperas, bueno miento cuando por fin llega porque estás contando hasta los minutos para que llegue... ¡catapum! Llega con ella la astenia del demonio.

¿Por qué se nos olvidan estas cosas de un año para otro? Nos olvidamos del frío que hizo el invierno anterior, del calor que pasamos en julio o de lo que tarda en llegar el buen tiempo. Y también nos olvidamos que cuando llega la primavera de repente nos sentimos más cansados, atontados, desconcentrados y perezosos... why?!

En realidad, un poco sí que me acordaba porque el año pasado lo pase taaan mal que lo estaba temiendo. Yo lo achacaba a que como venía de Amsterdam y su invierno eterno, el cambio me había afectado más y me decía: este año no me pasa, es psicológico, está en tu mente, estás genial y nada va a cambiar...

... hasta que llegó el 20 de marzo, y con él la primavera, y con él un garrotazo en la cabeza que coincidiendo con esos 4 días de vacaciones hizo que no me pudiera levantar de la cama. Ni ir al gimnasio por la mañana, ¡con el buen hábito que había cogido! De repente siestas de mil horas, dormida desde las 10 de la noche, cansancio supino y para más inri ¡cambian la hora! Pero qué quieren ¿matarme?

La vuelta a la rutina se torna como una tarea de dificultad sobrehumana, bueno estamos a martes y no hemos muerto. Poco a poco lo estamos consiguiendo...

¿Cómo superar esta tortura china llamada astenia primaveral? ¿Qué me ayuda a mí?

- Intentar seguir con tus horarios establecidos, no retrasar el despertador, ni remolonear en la cama más de lo justo y necesario (difícil, muy difícil). 
- En cambio, saber que tu cuerpo pide descanso por algo así que intentar ir antes a la cama y descansar lo mejor posible. ¡El sueño es sagrado!
- Personalmente el cansancio me afecta física y psicológicamente, por eso también intento dar descansos a la mente. Desconectar del trabajo antes y dejar móvil y redes sociales por completo las últimas horas del día.
- Un cafecito más no me viene mal, aunque soy de uno al día desde hace mucho y ni uno más Santo Tomás. Si he madrugado mucho o estoy más baja de lo normal, un té matcha u otro café a media mañana me ayuda.
- Hacer ejercicio diario. Esto a mi me ayuda en general y ahora más, es increíble cuando superas la barrera del cansancio supremo, el ejercicio te da energía en lugar de quitártela.
- Smoothies a go-go, sobre todo con base de espinacas que dan un chute de energía a lo Popeye.
- Comida más ligera y más a menudo. Ya se sabe que las comidas copiosas dan letargo y modorra...
- No al azúcar, de hecho me estoy quitando del azúcar del todo, pero una onza de chocolate negro despierta cuerpo y mente.
- Gel de lavanda rico a la hora de la ducha, noto que tranquiliza la mente y la despeja.
- Y en general: actitud positiva, reirse mucho, salir a pasear y -como dicen las famosas-: beber mucha agua.


Si tenéis algún consejito para esta guerra de la primavera, please! soy toda oídos!!!

-Be.

lunes, 21 de marzo de 2016
Una nueva lección de vida y un regalito

Una nueva lección de vida y un regalito

lunes, 21 de marzo de 2016


Hace justo un mes fue mi cumpleaños. Bueno un mes y unos días para ser más exactos... 33 primaveras ni más ni menos. Desde hace varios años suelo hacer un examen de conciencia y recordar cómo estaba yo en mi cumpleaños anterior. Al ser una fecha señalada, nos solemos acordar fácilmente de qué hicimos ese día, cómo lo celebramos, cómo nos sentíamos y en qué momento de nuestra vida estábamos...

Ya sabéis que el cumplir años nos debe hacer (en teoría) más sabios, es por eso que yo hago ese ejercicio: me visualizo hace un año y veo si he mejorado pero sobre todo, qué he aprendido en ese último año y cuando lo tengo analizado, vengo aquí y os lo cuento ;)

Los 32 han sido un poco como una explosión, aquí podéis ver el post que escribí cuando los cumplí, y aquí el de los 31... Soy de tradiciones, ¡qué pasa! La verdad es que es bueno leerlos ahora porque así veo que sí he crecido como persona, sí he aprendido y, lo más importante, sí que estoy aplicando mis conocimientos.

Cómo os decía, si en los 30 aprendía la importancia del karma, de creer en nuestras acciones por encima de todo y confiar en que nuestro buen hacer nos dará nuestra recompensa, ahora he comprobado (con el tiempo) que así es. Al final, todo se pone en su sitio. No mires al de al lado, mira tu propio comportamiento y siempre tendrás lo que mereces. A los 31 solo quería mirar al frente, hacia la luz, alejarme del pasado, de la oscuridad. Para mi es dificil vivir el día a día, pero es algo que he aprendido e intento practicar.

¿Qué he aprendido a los 32? Fácil, que hay que quererse por encima de todo y tal y como uno es. Tópico ¿verdad? Pero de verdad que para mi ha sido bastante revelador.

Cada uno somos como somos y tenemos nuestras cositas, unos son olvidadizos, otros más desastres, o resavidillos, o creídos, o orgullosos... Por supuesto que siempre hay que querer mejorar, unos mismo debe querer superarse, mejorar en eso que falla, ser mejor persona... No debemos ser déspotas y soberbios y anteponer nuestros defectos a los sentimientos de los demás, eso no debe ser así. En cambio, por otro lado, he aprendido que además de intentar ser mejor persona, siempre querernos tal y como somos, con esos defectillos que en realidad nos hacen a cada uno la persona que somos. Todo aquél que nos quiera ya sea un amigo, una pareja o un trabajo, nos debe querer con nuestros fallos incluidos, de hecho diré más: deben adorarlos. Cuántas veces has conocido a alguien que te critica por esas pequeñas cosas que no hacen mal a nadie, si a alguien le molesta que cante canciones pastelosas o que no deje de silbar (si, me ha pasado), el problema lo tiene la otra persona, no tú.

Quédate con quien te ame por tus defectos, no por tus virtudes. Es así. Que nada ni nadie te quiera cambiar. A veces me sorprendo a mi misma en situaciones sintiéndome mal y diciéndome a mi: eres un desastre, no vuelvas a ser así... Y al rato me digo al más puro estilo Risky Business: '¡Pero qué coño!'.

El truco en esto, está en aceptarnos como somos y querernos. Ese es el quid de la cuestión y mi resumen de los 32. Quiérete, intenta mejorar pero quiérete tal como eres y recuerda lo que decía Marilyn Monroe: 'Soy egoísta, impaciente y un poco insegura. Cometo errores. Estoy fuera de control y a veces soy difícil de controlar. Pero si no me puedes controlar en mis peores momentos, entonces seguro que no me mereces en mis mejores momentos.'


Por eso, quiero recordar y aplicar en mis 33 esta nueva lección aprendida y que vosotras también la sigáis. Para ello, un freebie para poner donde más os plazca y que todas recordemos que debemos amarnos a nosotras mismas como queremos ser amadas. Y así será.

Pincha en este enlace para descargarte esta maravilla de salvapantallas hecho con todo mi corazón ;)
¡A quererse mucho!




jueves, 25 de febrero de 2016
BBG... ¡a examen! (7 semanas)

BBG... ¡a examen! (7 semanas)

jueves, 25 de febrero de 2016


BBG o lo que es lo mismo, Bikini Body Guide, o lo que es lo mismo, Kayla Itsines, o lo que es lo mismo, los Before & After más famosos de la historia. Ya nadie es ajeno a este movimiento a estas alturas. Muchos lo tildan de marketing puro, otros de que promueve cuerpos muy delgados, otros de ser la panacea, otros de que es su mantra de vida... 
Lo que yo digo es que desde luego es algo que no deja indiferente a nadie y sinceramente, creo que ni ella misma había pensado ni en sus mejores sueños el éxito que iba a tener. Creo que es un conjunto de varios elementos los que han hecho que sea lo que es y que cada uno debe juzgarlo por sí mismo.

No os voy a contar en qué consiste que imagino que ya estaréis enteradas, os voy a contar mi propia experiencia justo ahora que he pasado el ecuador y estoy a punto de terminar con la séptima semana de las 12 que dura el programa. ¿Y en resumen? A mi me parece la hostia, con perdón de la expresión.

  • Conocí a Kayla cuando estaba en Amsterdam y mi compi de piso estaba literalmente obsesionada con los cambios. De ahí empecé a seguirla y se me empezó a despertar el gusanillo pero sin más. Cuando llegué a España me hice con las guías mientras veía como su fama crecía y crecía. Leí y leí, investigué y descubrí que a priori parecía no haber trampa ni cartón, que las chicas que lo hacían, conseguían no adelgazar solo o endurecer si no también cambiar su cuerpo a un cuerpo de infarto. Abdominales justos, piernas esculpidas, músculos marcados pero alargados, no abultados (y misteriosamente todas estaban más morenas y felices, cosa del gustarse frente al espejo, supongo...) Eso sí, cada una tardaba o 12 semanas o 24 o un año o más en conseguirlo. Lo que más me llamaba la atención era el speech que se marcaban todas en sus fotos. Que les había cambiado la vida, que nunca habían estado tan motivadas ni felices, que se autoencantaban, que estaban fuertes, etc. Interesante...
  • ¿El truco? Que no hay truco. Si consigues hacerlo junto con una alimentación sana y saludable, lo consigues. Ya está. Tres intentos me han hecho falta para conseguir engancharme porque amigas, el programita es duro de cojones narices.
  • ¿En qué fallé las otras veces? Yo no hago deporte, no soy deportista, he intentado correr, ir a zumba, ir a pilates, patinar... pero nunca, digo NUNCA, he sido deportista, ni he tenido un hábito. Estaba débil, cansada, mi corazón saltaba como un colibrí y mi respiración se asemejaba a la de un asesino en serie buscando su presa. Fallo 1: tienes que estar un poquito a punto. Hacer el pre-bbg, salir a andar, lo que sea. Yo no conseguía nunca acabar los circuitos ni plantearme en hacer la segunda vuelta de cada uno. Fallo 2: la hora del día. Después de trabajar, con anemia, cansada y bla, bla, bla. Nunca era el momento. Para mí conseguir madrugar e ir al gimnasio lo primero del día ha sido todo un descubrimiento, vas y ya lo tienes hecho. Sin duda lo que se necesita es motivación y más motivación. Es como dejar de fumar. Todo empieza en la mente. Si realmente quieres, te levantas cada día para ir al gimnasio.
  • En este aspecto diré que a mi Kayla ya me ha cambiado la vida. Dicen que se necesitan 21 días para conseguir un hábito. Pues ya llevo 7 semanas yendo al gimnasio cada mañana. Las primeras 5 semanas los lunes, miércoles y viernes y a partir de la 6ª también los martes, jueves y sábados en los que en lugar de Kayla, corro media horita. A mi señores, lo mires por donde lo mires me parece un cambio, de hecho, ahora que lo estoy escribiendo, así contado ¡me parece la leche! Si me lo cuentan hace unos meses, no me lo creo. El cambio que he dado en este sentido es un milagro, todo un logro sin duda.
  • ¿Lo mejor? Es que estoy encantada y no tengo ninguna intención de dejarlo, engancha. Eso es lo que tiene: engancha y quieres más. Ahí está el secreto. Si superas las primeras 4 semanas, puedes con ello. Aún no he acabado las 12 semanas que dura y ya sé que voy a volver a hacer otras 12 semanas más.
  • ¿Qué he notado? Sinceramente casi todo lo que he notado a estas alturas es más mental que físico. Mi autoestima está mejorando cada día, el hecho de saber que puedes hacer esto que es tan duro, que cada día mejoras, te hace pensar que puedes con todo. El ejercicio despeja la mente y me siento más segura, más motivada y más feliz. y ahora que estoy empezando a ver mejorías en el cuerpo ¡mucho más todavía!
  • En cuanto al cuerpo, a mi lo de las fotos os diré que además de darme una vergüenza horrible, no me motiva tanto... No sé si algún día si estoy buenorra en plan ¡ualaaa! será otra cosa, pero hoy por hoy, paso un poquito de hacerlas. Ese rollo carcelario de frente y de lado, saca lo peor de cada uno... También he de confesar que cuando empecé que estaba con el hierro por los suelos tenía un hambre voraz. Fui al médico y ahora ya estoy controlándolo ya que tomo suplementos de hierro y desde que he incorporado la carrera se nota algo más. A ver, no quiero que me entendáis mal, que no es nada exagerado, he bajado un kilillo si llega pero no desespero, eso sí, estoy mucho más fuerte y la piel se tersa en esas zonas que son más blandiblú y además me ha dado el fondo suficiente para poder empezar a correr otros tres días por semana lo cual ya me parece flipante.
  • De cara al futuro, espero no perder la motivación por no ver resultados a corto plazo pero tengo la mente puesta en algo que perdure en el tiempo y espero que así sean también los resultados. El esfuerzo que estoy haciendo me pide ser más sensata y no darme esos homenajes que tiran por la borda el trabajo hecho. Mi objetivo ahora es comer bien, no pasarme pero no pasar hambre. Y tengo muchas ganas de seguir y acabar las 12 semanas y ¡a ver qué pasa! Aunque tengo entendido que las 4 últimas son terribles... ¡Os contaré!
  • Una cosa muy buena que tiene es que es rápido, cambia cada día y no tienes que pensar. Llegas, haces la guía y te vas. Me parece todo un acierto para la motivación. Y mi consejo: mucho mejor en el gimnasio que en casa. Se necesitan cosas, espacio, la música te motiva, la gente te motiva... A partir de apuntarme para hacerlo en el gym supuso un antes y un después.
Y hasta aquí todos mis trucos, consejos, reflexiones y opiniones sobre el temita. Seguiré informando (espero que no haya sido muy denso). Además ya podéis seguir todas mis historietas en snapchat ¡a lo loco! Como siempre, mi perfil es bethfevrier.

¡Ánimo todos! Y a encontrar esa motivación que os haga feliz. Por cierto, la mía como siempre es la perfecta compañía ;)



- Be.