Too cool 4 school

miércoles, 27 de agosto de 2014



Estamos ya a nada y menos de la vuelta al cole. Y no me pueden gustar más lo preparativos que conlleva volver a la rutina. 
Es mi época favorita del año, septiembre tiene algo que es lo contrario diametralmente opuesto a la astenia primaveral. Es una alegría, una ilusión propio de lo nuevo que comienza..

El otro día una amiga me dijo que seguía teniendo mente de niña porque medía los años en cursos escolares. Y es que sí, septiembre ha dejado grabado a fuego esa ilusión que tenía cada año por un nuevo curso.

Pero vamos a los preparativos que os decía antes. La ropa de otoño es mi favorita, lo que hace que aún me guste más esta temporada. Así que comprar la agenda, los zapatos, el gorro nuevo... Para mi, es todo un placer.

Hace ya varios cursos que tenía entre ceja y ceja los zapatos negros de la firma Doc. Martens. Pues ellos han sido los primeros en caer este curso. ¡Me encantan las compras adelantadas de otoño! Nunca estaba muy segura de comprarlos o no, pero viviendo aquí que la gente viste más molongui, me he atrevido.

Y para llevarlos, nadie como Alba Galocha. Ella sabe, desde luego, como combinarlos.

¿Cuales son vuestras compras de pretemporada? ¿Os hace tanta ilusión como a mi el comienzo del curso? ¡Contádme! 

Y este viernes, para las amantes de empezar el año en septiembre... ¡sorpresa!

-Be.

Oscar Wilde - 1

lunes, 25 de agosto de 2014

Buenos días de lunes por la mañana. ¿Aún seguís de vacaciones? ¿Estáis poco a poco volviendo a la rutina? Yo más de lo segundo, aunque hasta el 1 de septiembre, me lo tomo con relax. El próximo lunes será oficialmente "el retonno", pero vamos a ir retomando este blog poquito a poco.

El otro día, hablaba con una amiga de libros y escritores que nos gustaban. Yo recordé el primer año de universidad en el que dimos Literatura Contemporánea (¡Ay, cuánto tiempo ha pasado!) y lo que me enamoró. Con sus Poetas Malditos, Baudelaire, Rimbaud... su James Joyce, Virginia Wolf, Proust, Ibsen y Wilde, Oscar Wilde. 

Realmente tenéis que leer a Wilde. Desde su bibliografía hasta su biografía. Su modo de vida, el primer bont vivant de la historia. El primer dandy. Toda una declaración de intenciones, con una mente muy avanzada y visionaria para su época que incluso le metió en algún que otro problemilla.

Wilde nos ha dejado uns ristra de frases lapidarias, inspiradoras y realmente buenas, que para mí son un dogma a seguir. Si no sabéis de lo que hablo podéis poner en google "Oscar Wilde Quotes" y disfrutad.

Inspirado en él y en sus frases célebres y aprovechando unos cuantos patterns que tuve que hacer para un proyecto que al final no vio la luz, he decidido hacer una serie de láminas que os podáis descargar, imprimir, poner de fondo de pantalla... o simplemente disfrutar y reflexionar sobre ella.

Aquí va la primera.


Never love anybody who treats you like you are ordianry
Nunca ames a nadie que te trata como si fueras uno más

Todos somos especiales y únicos a nuestra manera, con nuestras peculiaridades, genialidades, desastres y originalidades. Si alguién no nos valora y no nos ve como el ser más genuino sobre la faz de la tierra, no vale la pena amarle.

¿Os ha gustado la idea? ¿Os gusta Oscar Wilde? Tengo alguna lámina más preparada que subiré las próximas semanas, pero si queréis sugerirme una frase en especial, soy toda oídos.

Besos.
-Be.

Cerrando puertas, cerrando círculos.

martes, 19 de agosto de 2014


¿Qué tal estáis? ¿Cómo se está portando el veranito? El mío mejor de lo que me esperaba, la verdad. Ayer aterricé y estoy poco a poco intentando volver a la rutina, que ¡hay que ver lo que cuesta!

Aunque agosto aún me tiene preparada una última escapadita, tengo muchas ilusiónes para este nuevo curso y muchas cosas que decidir también... 

Estas vacaciones, además de desconectar y descansar, he pensado mucho. Supongo que lo necesitaba, a veces var por la vida a "matacaballo", sin pensar, dejándote llevar... Y eso no siempre es bueno. A veces, hay que parar, pensar qué es lo que quiere cada uno, porqué se toman unas decisiónes y no otras, qué dirección seguir...

Como mi marcha Amsterdam fue un poco precipitada, a veces pienso que no lo pensé mucho, o que lo hice por los motivos erróneos o ¡yo qué se! El caso es que al irme de esa manera dejé muchos capítulos de mi vida abiertos, muchas puertas sin cerrar...

Hay veces que todo tiene un principio y un fin natural, pero hay veces que una puerta se queda atascada sin abrirse y sin cerrarse y tu te ves peleando con un picaporte sin conseguir nada. Otra manera de cerrar una puerta que no quiere es darle la espalda aunque siga entreabierta. Seguir con tu vida y elegir otras puertas que encuentres por el camino.

Claro, que es mas díficil hacerlo que decirlo...

Y justo cuando todo esto me rondaba la cabeza, enconté este texto. Muy sabio e inspirador. Seguro que si alguien se encuentra en mi misma situación, le vendrá muy bien su lectura:




CERRANDO CÍRCULOS - PAULO COELHO


Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.


¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los por qué, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.


No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento. El prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentamente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas” por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones? , ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!

Espero que os haya gustado tanto como a mi.
-Be.

Fotos: Puerta de una mezquita en Tánger y
Playa de La Cortadura, San Fernando, Cádiz
Agosto, 2014
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...