October, be kind

viernes, 30 de septiembre de 2016

Aquí, en este blog somos muy de tradiciones, digo somos porque el plural mayestático queda cojonudo pero en realidad soy yo solita la que está detrás dándole a la tecla... Como decía, somos de tradiciones y una de ellas es en septiembre escribir una lista de deseos, promesas, proyectos, propósitos... o llámalo como quieras. Y es que aquí, somos muy de septiembre y de empezar el año este mes.

Pero las tradiciones no son una ciencia infalible, y aunque septiembre siempre ha sido un mes benévolo, bonito y agradable, este año ha decidido ir de rebelde y poner todo un poquito del revés. Septiembre es para empezar el curso de forma slow, de hacer listas, de preparar el otoño... pero este año ha venido loco, como un vendaval de emociones y descolocándolo todo a su paso.

Estoy un poco como Dorothy después del huracán, colocando todos los muebles y buscando mi camino de baldosas amarillas que me lleve a casa, cambiando la compañía de Totó por el guerrero Napoleón. He decidido hacer 'cruci', hacer como que este septiembre horrible no cuente en el cómputo anual y empezar el curso en octubre, que tiene todas las papeletas (si el viento sopla a favor) de que se convierta en uno de los meses más guays.

Por eso, para recibir a octubre he decidido hacer esa lista de cosas que septiembre no ha querido ganarse. Octubre, va por ti. Please, be kind.

DEJARME EL PELO LARGO

Justo hace un año, en octubre del año pasado, tomé la terrible decisión de cortarme el flequillo, desde entonces todo ha ido de mal en peor. El punto álgido del desastre capilar fue el pasado junio con un corte desastroso, pasando por una semana de negro azabache horrible... Como resultado, llevo un año sin sentirme yo misma ni con un estilo que me guste. Y eso es una mierda. Así que lejos de querer ser Rapunzel, quiero dejar el pelo crecer un poquito, una altura al hombro estaría bien, sin colores desastrosos, ni cortes agresivos, ni flequillos desfavorecedores. Natural, sano y que me devuelva la sensación de 'soy yo'.



CONSEGUIR, POR FIN, UNA VIDA SALUDABLE

Ya, ya, ya... Esto ya lo he dicho antes. Pero esta vez es diferente. Típico que dice un exalcoholico en plan: 'yo controlo'... Pero lo es porque he descubierto que tenía el concepto mal enfocado desde el principio. La finalidad de una vida saludable no era la correcta y el medio para conseguirla tampoco. Ahora he aprendido que no tiene que ser algo a conseguir en tres meses, ni para antes del verano, ni para la operación biquini, ni con fecha en el calendario. Debe ser cada día todos los días y sin presiones si un día no sale como esperaba porque al día siguiente se vuelve al redil y punto. Esto es comer limpio y deporte cada día. Nada mas. Ni locuras detox, ni dietas, ni Kaylas, ni nada. Un modo de vida con el que me sienta bien.

SAFE PLACE

No sé si os pasa que vuestra casa es vuestro lugar favorito. A mi si. Me encanta viajar, no pasa un mes sin que esté planeando un viaje grande o una mínima escapada, pero cuando vuelvo siempre pienso que no se está mejor en ningún sitio como en casa. Por eso me apetece que esté lo más cálida y acogedora posible. Creo que voy a cambiar los cojines y buscar una alfombra para el salón y prepararlo para muchas pelis, libros y días de mantita. Me apetece todo.

UNA ESCAPADA DE OTOÑO

Y como os decía, una loca de las escapadas. Tengo muchas ganas de una escapada de otoño que incluya vino, comer bien, chimenea y andar mucho por la naturaleza. Me gustaría por la zona de Gredos, como el año pasado que fuimos a la Vaquería Cantaelgallo (en las fotos), o La Rioja que apenas lo conozco o Picos de Europa... Será sin más tardar así que tengo que pensar el destino pronto...



APRENDER A COCINAR

Este año me apetece tener mucho tiempo para estas cosas: tener la casa guay como decía antes, hacer ejercicio y cocinar. Ojalá podamos venir a casa a comer y cada día hacer una receta sana y deliciosa. Me apetece mucho probar recetas ricas y exóticas con picantes y comer como Dios manda. La verdad es que soy muy mala en esto y necesito saber primero cómo hacer la compra, porque no me organizo nada bien. Pero querer es poder y este año lo voy a lograr. Practicar un slow life en toda regla, vaya.


HACER SURF

Me apetece muchísimo y más desde que Cafe Racer Dreams ha sacado su propia colección de tablas de surf. Ya que parece que lo de la moto no llega, seguro que esto es más factible... ;) Este verano se ha convertido en nuestra asignatura pendiente, pero de este año no falla, así que he decidido poner mi cuerpo en forma, muscular y practicar yoga para que llegado el momento, el aprendizaje sea más llevadero. Y si el frío se resiste en llegar, lo mismo hay que cambiar escapada de otoño por Surf Camp... ¡Lo pensaré!


PENSAR EN PARÍS

No sé, llevo unos días que me apetece mucho París. Así que como un viaje ahora no entra en mis planes (¿quién sabe en unos meses?), voy a ir pensando en esta maravillosa ciudad. Solo he ido a París por trabajo, viajes rápidos, impersonales y agotadores y hace ya bastante tiempo. Me apetece buscar un apartamento con vistas a los tejados y con balcón, perderme por sus calles, hacer running (o powerwalk por la orilla del río), comer en sitios con encanto, ir de tiendas aunque solo sea con la mirada, visitar el Louvre, vamos, hacer lo que un turista hace en París pero con tiempo, sin prisas y sin agobios. Ser un turista sin serlo. No me importaría ir en tren por eliminar el factor vuelo estresante y simplemente pasear y pasear. 

YO MISMA

Así, como proyecto. Trabajar en lo que me gusta, acabar ese curso de foto y video que siempre he querido hacer, seguir escribiendo aquí como vía de escape y que me haga feliz, sin compromiso, dibujar y dibujar, y crecer como persona

No hay comentarios

Publicar un comentario