Social icons


Pues nada, todo el día con el 'primavera que no llega' y cuando no te lo esperas, bueno miento cuando por fin llega porque estás contando hasta los minutos para que llegue... ¡catapum! Llega con ella la astenia del demonio.

¿Por qué se nos olvidan estas cosas de un año para otro? Nos olvidamos del frío que hizo el invierno anterior, del calor que pasamos en julio o de lo que tarda en llegar el buen tiempo. Y también nos olvidamos que cuando llega la primavera de repente nos sentimos más cansados, atontados, desconcentrados y perezosos... why?!

En realidad, un poco sí que me acordaba porque el año pasado lo pase taaan mal que lo estaba temiendo. Yo lo achacaba a que como venía de Amsterdam y su invierno eterno, el cambio me había afectado más y me decía: este año no me pasa, es psicológico, está en tu mente, estás genial y nada va a cambiar...

... hasta que llegó el 20 de marzo, y con él la primavera, y con él un garrotazo en la cabeza que coincidiendo con esos 4 días de vacaciones hizo que no me pudiera levantar de la cama. Ni ir al gimnasio por la mañana, ¡con el buen hábito que había cogido! De repente siestas de mil horas, dormida desde las 10 de la noche, cansancio supino y para más inri ¡cambian la hora! Pero qué quieren ¿matarme?

La vuelta a la rutina se torna como una tarea de dificultad sobrehumana, bueno estamos a martes y no hemos muerto. Poco a poco lo estamos consiguiendo...

¿Cómo superar esta tortura china llamada astenia primaveral? ¿Qué me ayuda a mí?

- Intentar seguir con tus horarios establecidos, no retrasar el despertador, ni remolonear en la cama más de lo justo y necesario (difícil, muy difícil). 
- En cambio, saber que tu cuerpo pide descanso por algo así que intentar ir antes a la cama y descansar lo mejor posible. ¡El sueño es sagrado!
- Personalmente el cansancio me afecta física y psicológicamente, por eso también intento dar descansos a la mente. Desconectar del trabajo antes y dejar móvil y redes sociales por completo las últimas horas del día.
- Un cafecito más no me viene mal, aunque soy de uno al día desde hace mucho y ni uno más Santo Tomás. Si he madrugado mucho o estoy más baja de lo normal, un té matcha u otro café a media mañana me ayuda.
- Hacer ejercicio diario. Esto a mi me ayuda en general y ahora más, es increíble cuando superas la barrera del cansancio supremo, el ejercicio te da energía en lugar de quitártela.
- Smoothies a go-go, sobre todo con base de espinacas que dan un chute de energía a lo Popeye.
- Comida más ligera y más a menudo. Ya se sabe que las comidas copiosas dan letargo y modorra...
- No al azúcar, de hecho me estoy quitando del azúcar del todo, pero una onza de chocolate negro despierta cuerpo y mente.
- Gel de lavanda rico a la hora de la ducha, noto que tranquiliza la mente y la despeja.
- Y en general: actitud positiva, reirse mucho, salir a pasear y -como dicen las famosas-: beber mucha agua.


Si tenéis algún consejito para esta guerra de la primavera, please! soy toda oídos!!!

-Be.

5 comentarios

  1. Uff yo estoy igual, con un sueño tremendo, que me duermo por las esquinas... Solamente espero que haya suerte y este año no llegue la temible alergía. Cruzo los dedos :)
    ¡Besotes y ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Bea! Espero que te recuperes pronto, con todos esos consejos seguro que ya estás estupenda :) ¡Cuánta razón tienes! ¡Qué viva el chocolate!

    PD: bonita foto, ¡muy artística!

    Un abrazo,

    Isabel
    m a r i q u i t i n a

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Instagram