Cómo conseguir más energía al instante

viernes, 11 de julio de 2014


Hoy os traigo un post un poco diferente pero que espero que os guste.  Hoy quiero hablar un poco de alimentación y traeros una súper receta, que espero que sea el principio de muchas.

Os cuento un poco para poneros en antecedentes. Desde que tengo uso de razón he escuchado a mis amigos decirme frases como "Bea, tu has nacido cansada" o "Tía, tus padres te hicieron sin ganas" o "Estás tan débil que tu madre tuvo que pasar muuucho hambre en el embarazo"... Tienendo amigos ¿quién quiere enemigos?

El caso es que os podéis hacer una idea, durante mi vida nunca he estado al 100%. No me entendáis mal, no estoy enferma y nunca me ha impedido hacer nada ni me gusta ser de esas a las que le gusta quejarse de alguna dolencia continuamente, si hay que trabajar, trabajo como la que más. Si hay que salir, no hay quien me meta en casa. Solo que notaba que a mi las cosas me costaban el doble.

Sin entrar en detalles, todo este problema llegó a su punto álgido el año pasado en el que mi cuerpo era incapaz de absorber ningún nutriente, sal o caloría que metía en el cuerpo. Y, para colmo, los dolores de estómago no me dejaban dormir.
Conclusión: podía ser perfectamente un extra de walking death y estaba sufriendo el síndrome Olivia Palermo, los ojos cada vez más hundidos. Iba agotada y encima estaba sometida a un ritmo de vida por mi trabajo que era imposible de asimilar.

Cuándo por fin dieron con el problema y me pusieron un tratamiento (bendito médico que encontró la solución), además de las pastillas, tenía que llevar un ritmo de vida saludable y un hábito alimenticio sano.

Ese fue uno de los motivos, entre otros, por los que decidí aceptar el trabajo en Amsterdam en busca de una vida más reposada cuidando más de mi.

Yo nunca he tenido problema en lo que como, me encanta comer, es mi plan favorito y adoro probar cosas nuevas. Es por eso que nunca he puesto atención a lo que como. Todo me gustaba pues ¡a dentro!
Desde el incidente, estoy aprendiendo a escuchar a mi cuerpo y ver qué alimentos me sientan mejor, cuales me sientan mal, con cuales soy más feliz o cuales son los que me hacen sentir más cansada. Y así hacer poco a poco pequeños cambios en mi alimentación para ayudar a mi organismo y poder dejar el tratamiento algún día. Y -lo que más me importa a mi- tener más energía.

Siendo sincera, cuando me mudé hacía lo que podía con las comidas ya que no soy Arguiñano ni nada que se le parezca. Pero quedar con gente para hacer la compra, aquí que tienen una cultura eco, bio, naturista, o como quieras llamarle, impresionante. Me enseñaron alimentos buenos para lo que yo buscaba.

Sin volverme loca que demasiadas cosas ya tengo por las que preocuparme, como para ver exactamente los pormenores de cada alimento, lo que si hago es comprar buena fruta, buena verdura, buena carne y buen pescado y cocinarlos de la manera más provechosa.

Ahora me acuerdo de mi hermano -seguidor número uno de la dieta paleolítica desde hace tiempo- que me decía: ¡no comas azúcar, que es veneno! ¡no comas trigo! ¡no bebas leche! Y yo, donuts en una mano, tanque de café en otra le decía que eso era lo que mejor me iba. FAIL. Todo una ilusión mental.

Sin ser tan exagerados como mi hermano, estoy poco a poco haciendo mi propia dieta con lo que a mi me va bien y mal. El azúcar si que lo he eliminado al completo, la leche mejor sin lactosa pero en yogur sigo comiéndola. Pero, como os decía, soy más de comida de granja como yo digo. Que de prohibiciones.

Y después de esta chapa que os he metido, mi intención es contaros los descubrimientos que hago y que me funcionan, por si alguna quiere probarlos y necesita ideas.

Como os decía, lo que más necesito es una fuente de energía y más desde que estoy saliendo a correr. Bien, os enseñaré varias recetas que me hago basados en las semillas de chia que ya conoceréis pero que son buenísimas por su alto contenido proteico, vitamínico y su ayuda para absorver calcio y mejorar las articulaciones.

Hoy os traigo el siguiente batido que me encanta tomarlo cuando vuelvo de correr. 

INGREDIENTES



- Fresas. También me lo hago de plátano o de frutos rojos.
- Te verde o antioxidante. Esta marca, Pukka, es de mis favoritas y este en concreto es para fortificar y restaurar.
- Semillas de chia.
- Coco.
- Puedes cambiar el te por leche de almendras o agua de coco pero perderás las propiedades del te.

PREPARACIÓN



- Infusionar el te con las semillas y dejar reposar hasta que esté templado y se haya formado una gelatina. Ya sabéis que las semillas si las dejas reposar en algo húmedo unos minutos, es mejor.
- Batir todos los ingredientes.
- Si ahora con el calor quieres que esté fresquito, puedes añadir hielo.
- Disfrutar.

Todas las fotos son de diferentes batidos que me he hecho pero con la misma esencia: ¡la energía!






¿Qué os aparecido?
¿Sois seguidoras de incorporar hábitos alimenticios más saludables? ¿Qué recetas hacéis vosotras?
Estoy súper intrigada con este mundo, así que todo lo que me contéis me va a encantar.

-Be.

PD: Recordar que estamos de sorteo en el post anterior ;)

5 comentarios:

  1. Hola guapi!

    La verdad que yo también llevo un tiempo cuidándome pero con el propósito de ir bajando peso. No estoy haciendo ninguna dieta milagrosa, sólo como tú dices, prestar atención a lo que como y a lo que mejor le sienta a mi cuerpo. Por suerte en casa siempre hemos sido de alimentos frescos, aquí hay mucha costumbre de ir al mercado a por fruta y verdura, por no hablar del valor que se le da a comer buena carne y buen pescado. Diría que eso es bastante cultural. Por lo que casi lo único que estoy haciendo es ceñirme a esas pautas, mucha ensalada, mucha verdura al vapor, mucha carne a la plancha... Lo normal, vamos.

    Lo que sí he aprendido y no lo cambio por nada es a desayunar como es debido. Compro un pan integral tipo bollo en la herboristería que me da para tres días y cada mañana me como dos rebanadas de pan tostadas con un poco de margarina y mermelada. Me pongo las botas y aguanto mucho mejor todo el día sin llegar a las comidas muerta de hambre.

    También he descubierto la quinoa, una especie de semilla que queda genial con verduras o en ensalada. De hecho se puede utilizar como sustitutivo del arroz para hacer algo parecido a risottos. Mucho más rico que el arroz integral. También me he viciado a las lentejas en ensalada, es lo mejor para llevar en un tupper a la playa o a donde sea.

    Y creo que poco más... tengo un post pendiente yo también sobre el tema.


    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha resultado muy interesante tu post, yo últimamente ando bastante agotada, me cuesta muchísimo arrancar y el dolor de estómago es bastante molesto, por supuesto iré al médico pero si que es verdad que tengo que cambiar mi alimentación. Yo soy bastante especial con las comidas,no me gusta casi de nada, pero me parece que voy a tener que aguantar y cambiar. De momento estoy dejando mi adorada leche con Nesquik de por las mañanas pero quisiera probar con leche sin lactosa a ver que tal va, y por supuesto muchas cosas más peor poco a poco, a ver sí mejora esta rachilla.
    Y por supuesto el batido lo probare, que tiene un pinta estupenda!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Te entiendo perfectamente, yo también pase una etapa en la que siempre estaba cansada, me quedaba dormida y no tenía ganas de nada. Mi solución fue una combinación cuerpo - mente. Leí un par de libros que me abrieron los ojos y empecé a tomarme en serio el cuidarme, descubrí el yoga, eliminé el azúcar, reduje la cantidad de leche y las ensaladas se han convertido en mi plato favorito! Se nota el cambio, ahora tengo mucha más energía! Un beso!

    ResponderEliminar
  4. es curioso,yo desde hace un tiempo siempre estoy muy cansada, duermo mal, y tengo muchos dolores de espalda, fui a un fisio,por la espalda, y el tío que también era osteopata, me dijo que mis problemas venían del aparato digestivo y que tenía que ir modificando cosas en mi dieta, además que me sienta mal casi cualquier cosa que como, me dijo de eliminar el azucar que soy muy golosa y me cuesta, los lacteos (que los he reducido bastante) y lo del trigo (cosa que no consigo porque soy una adoradora del pan :(
    Estoy en proceso de hacer estos cambios en mi alimentación, pero es dificil, pero poco a poco, y a ver si así voy cogiendo más energía y encontrandome mejor

    voy a empezar por preparame uno de tus batidos, bueno primero tengo que encontrar las semillas de chía

    :)

    ResponderEliminar
  5. querida, qué rico el batido que propones! lo probé ayer con leche de almendras porque he conseguido deshacerme de todos los cafés que tomaba al día, que eran muchos, y los he sustituido por té verde! por cierto, un invento las semillas de chia, realmente funcionan un montón como saciante, solo hace falta ver cómo espesa el batido cuando se las echas!! yo ahora estoy a tope con el deporte, intento ir un mínimo de 4 veces a la semana y, si puedo, hasta 6 (aunque con bebe, perro, clases de francés y curro es difícil, no creas). las piernas se me están poniendo rebonicas pero para lo que mejor me va el deporte es sin duda para el coco, que con el verano que hemos tenido por nuestros queridos Países Bajos, cualquiera no se deprime. aunque bueno, hoy hace sol!! te mando un beso desde Bruselas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...