Se acabó el hibernar ¡hombre ya!

martes, 11 de junio de 2013

Que sí, que parece que ha llegado el buen tiempo y para quedarse eh, no como esas dos o tres veces en las que ha aparecido para jugar con nuestros sentimientos y dejarnos con ropa primaveral y grados propios del mes de enero...

El calorcito ya ha llegado y yo no veo mejor momento para salir de mi letargo invernal bloguero y actualizar, que hay que tener muy poca vergüenza para tener esto así, desangelado, desde marzo, ¡marzo! 

Y que he estado haciendo desde marzo? Ni idea oiga, porque a mi el tiempo se me pasa como un pestañeo... o debe ser que si que es verdad que he estado hibernando... Así que ale, a salir de la cueva y vivir, porque el veranito es para vivir y para muchas otras cosas que solo saben así de bien en verano...

El verano es para ponerte un vestidito y sandalias y salir pitando de casa, sea la hora que sea y vayas donde vayas. El verano es para conducir con la ventanilla bajada y cantar mucho y fuerte. El verano es para sentarte durante horas en una terraza a hablar con las amigas bebiendo tinto de verano y comiendo pipas y levantarte y tener la silla de plástico grabada a fuego en las piernas. El verano es para comer gazpacho, sandía y melón. El verano es para bajar a la calle después de cenar y comerte un helada y charlar hasta las tantas cuando las temperaturas de la ciudad se tranquilizan un rato. En verano da igual que tengas que madrugar al día siguiente. El verano es para hacer el muerto en la piscina, entrar en coma en la playa tomando el sol y echarte la siesta con el biquini recién cambiado en sabanas limpias con la ventana entreabierta. El verano es para hacer barbacoas, o mejor, que las hagan ellos que tanto disfrutan en los fogones. El verano es para leer. 











Y, señores, este verano promete por dos razones de peso: Una, han hecho una nueva versión del Tiburón (uh ahí está, se la llevó, se la llevó) y eso es grande. Y, dos, por fin y eso que no era tan dificil, han cumplido mis sueños en realidad y han creado el Maxibon SOLAMENTE con la parte rica, ¡la de galleta! Porque todos lo sabemos, no era un sandwich helado cualquiera y solo lo pedías por esa mitad, la parte estilo Magnum la comías rápidamente para llegar a la galleta y disfrutar...

Por cierto, ya que he vuelto, estreno nueva imagen. Nada de grandes cambios, lo mismo un poco más limpio y renovado. ¡Espero que os guste!

-Be.




7 comentarios

  1. Como me pasa con el verano, me alegro de que hayas vuelto.
    Me encanta el nuevo look del blog
    besos
    It's all in my mind

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien tenerte de nuevo por aquí! Pero lo mejor es lo del Maxibon, aunque lo de la silla grabada a fuego en las piernas... ¡me suena!
    Un besote linda

    ResponderEliminar
  3. Y cómo te echaba de menos yo...

    ResponderEliminar
  4. El verano está para disfrutar las 24 horas del día, que para hibernar siempre tenemos tiempo en invierno... claro que sí.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pues mira que a mí la parte del Maxibón que me gustaba más era la otra, la de no galleta y se me hacía un mundo tener que comerla primero porque si no, claro, eso no se podía comer ni nada XDD
    Habrá que darle una oportunidad más :P

    ResponderEliminar
  6. Que fotos más bonitas!! que ganas de playa me daaan :)

    ResponderEliminar