356 días

jueves, 19 de febrero de 2015


365 días, 52 semanas, 12 meses, 1 año... ese es el tiempo que ha pasado para que mi vida gire a la velocidad del rayo y se pare en el mismo punto pero completamente diferente. Como si antes estuviera todo del revés, como si todo estuviera sumergido y yo caminara por la superficie. Es el tiempo que mi vida ha necesitado para arreglarse y encontrarse, para despertar.

Hoy es mi cumpleaños y no puedo dejar de pensar lo mucho que puede cambiar todo de un año para otro. Como los problemas no lo son tanto si lo miras con otro prisma, como el camino no es tan dificil si alguien te guía de su mano.

Si hace un año hubiera podido mirar hacia delante y ver que había al final de la oscuridad seguro que todo hubiera sido más fácil, pero la oscuridad nos ayuda a ver lo fuerte que brillan las estrellas. Sin oscuridad no hay luz y esta ha entrado por fin en mi vida con una fuerza trepidante, cegadora y cálida. 

Si hace un año hubiera podido mirar hacia delante, habría estado tranquila, contenta, satisfecha, habría entendido todo. Pero no podía, estaba a tientas en un terreno resbaladizo siguiendo con mis dedos la pared para encontrar el camino.

Si hace un año hubiera podido mirar hacia delante ahora no sería tan lista, ni sabría tan bien lo que quiero y sobretodo, lo que no quiero. Podría haber confundido la luz de una grieta con la de la salida.

Si hace un año hubiera podido mirar hacia delante no lo habría hecho, porque la vida consiste en eso, es tropezar, aprender, seguir el camino y cuando crees que estás perdido encontrarte y encontrar la salida.

Ahora miro hacia delante, porque se cómo hacerlo, porque puedo, porque hay luz y porque una mano me ayuda y me muestra un "hacia delante" de lo más prometedor.

Lo más importante de que te deseen un FELIZ CUMPLEAÑOS no es el cumpleaños, es el feliz. Porque hay que ser feliz. Nos lo merecemos. Siempre.

Miremos hacia delante.

Hoy brindaré por mirar hacia delante pero con gafas de sol porque la luz está saliendo y promete brillar más fuerza que nunca. Y por todos los cumpleaños felices.

-Be.

Février

lunes, 2 de febrero de 2015


Febrero es mi mes, lo ha sido siempre y no solo porque sea el mes de mi cumpleaños (ejem, ejem...). Siempre ha sido un mes especial que se ha presentado con un montón de cambios, viajes, fechas a recordar, nuevas etapas que empiezan...

Y este año, como no podía ser de otra manera, viene cargado de ilusiones, esperanzas, cambios y un montón de novedades que prometen estar la mar de bien. 

Febrero es tan especial que da nombre al blog, es el apellido de mi alter ego y febrero nunca defrauda. Estoy deseando que sucedan todas las maravillas que están al llegar.

Aquí os dejo el calendario tanto el fondo de pantalla como para imprimir.

Enjoy!

-Be.

Iba a llamar a este post 'Historias de amor' y ahora no me quito la canción de OBK de la cabeza...

lunes, 26 de enero de 2015




No se por que siempre hablan de que las chicas de mi generación nos hemos criado con las Películas Disneyque todas deseamos y suspiramos por una historia de amor al estilo princesa de dibujo animado. 
Yo no estoy de acuerdo... Vamos a ver, no me entendáis mal y penséis que voy de dura, que no. A mi las Pelis de Disney me encantaban encantan, pero me quedaba más con la parte de la aventura que con la historia de amor. 
¿En serio? ¿Chicas q se casan antes de los 21 y pasan de estar custodiadas por sus padres para estarlo por su marido? Eso no iba conmigo. La vida tenía q ser más que eso... Y una historia de amor, sin duda, tenía q ser algo más. ¿Beso y boda? ¿¿Y la parte divertida??

Yo, en cambio, creo que las de mi generación nos hemos criado con series y películas en las que nos inculcaban que el tío interesante, el divertido, el guapo... era un inestable emocional, un inmaduro, un aprovechado, o un infiel del que ibas a caer rendida y perdidamente enamorada. 
Así que la relación estaba abocada al sufrimiento, a la inseguridad, a ser la pánfila que se queda en casa esperando que te silbe como a un perrito faldero para que vayas corriendo a su vera.
Estoy hablando desde Salvados por la campana, Sensación de vivir, Melrose place, Friends, Sexo en Nueva York y un gran etc de lavado de coco al que nos vimos sometidas.

Y yo me lo creí. Me creí la historia entera. Yo, que me considero una tía moderna (q mal suena eso), abierta de mente y -porque no decirlo- bastante guay... Me creí que una relación era eso. Es más, me creí que una historia de amor se basaba en conseguir al cafre de turno y punto, ahí acababa la historia.
Y claro, eso es lo que tuve. Relaciones con fritos que terminaban como Brenda hecha un mar de lágrimas, suspirando por Dylan, con sus 501 a la altura del costillar. Mientras el muy mamón estaba con su moto, su tupé y su Kelly -Puton-Taylor.

Así que aprendí o más bien, decidí que el amor no era para mi.  Seguía creyendo que iba de eso. De relaciones de mierda. Así qué llenaría mi vida con cosas que me hicieran feliz y no sufrir y ¿por qué no? Con un millón de gatos cuando fuera mayor. Por que... ¿quién iba a querer entonces una historia de amor?

Y ahora, cuando estoy a punto de cumplir 32 años descubro que si existen las historias de amor. Que nada tienen que ver con las pelis de Disney, con los chulos de pantalla, con los fritos, ni con nada que pudiera imaginar.
Que va de todo con lo que había soñado y más. Q el chico divertido también es el que más mola, que el guapo e interesante no tiene porque ser el que te haga daño, que ese que te ha colgado una sonrisa en la cara como un cartel de no disturb, por alguna alineación de los planetas que no llegas a comprender, si, a él también le gustas tu...
Así qué al parecer si que existen historias de amor como los besos bajo la lluvia, el amigo que sale de la friend zone, la sorpresa en el aeropuerto o la cita de Tinder que se convierte en algo más.

Y de repente te das cuenta que la que no sabes nada acerca del amor eres tu, que estas flipando y viviendo tu propia leyenda urbana, que estas tan acojonada que ni si quiera sabes decir te quiero, que existe una mejor forma de amar que consiste en admirar... Así que una que es chica lista y como quien no quiere perder su trabajo soñado, te pones las pilas y aprendes. O te inmolas directamente y decides que querer se conjuga en presente.

Las Pelis nos venden sólo un final feliz pero para mi el final es el comienzo, porque quiero la historia entera, no la que empieza cuando acaba la peli.
Y es que las historias de amor van de eso. Sin más. Historias de amor. Si es que lo dice el nombre.  Amor. Querer. Amar. Y lo demás es esta fuera de lugar.

-Be.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...